Señales de la trata de personas (trata de mujeres)

Las señales a continuación pueden jugar un papel a la hora de determinar si se estaría tratando de un tráfico de mujeres.

La siguiente es una lista de señales que por supuesto no todas son necesariamente  válidas:

  • No haberse organizado el viaje, el visado, etc.;
  • No disponer de sus propios documentos de viaje;
  • Disponer de un pasaporte falso o de uno que fue falsificado por el tratante o una organización;
  • Tener temor de ser expulsada de Holanda;
  • La estadía o la entrada ilegal puede jugar un papel (aunque no necesariamente). Algunas víctimas de la trata de mujeres tienen un permiso de estadía legal o permanecen ilegalmente después de haber entrado de manera legal;
  • La implicada no puede disponer libremente de sus propias ganancias;
  • La negación de asistencia médica;
  • La obligación de pagar el costo exorbitantemente elevado (y a veces creciente) del viaje, antes de que la implicada pueda disponer de sus propios ingresos o que pueda dejar de trabajar;
  • El tener que entregar el porcentaje más mayor (y a veces creciente) de los ingresos, ya sea al explotador o a terceros;
  • El pago a la víctima es diferente al porcentaje pagado en el ámbito de la prostitución en Holanda; 
  • La obligación de ganar una cantidad mínima de dinero por día para el explotador o para terceros;
  • El explotador (alguien que dirige una empresa propia o la de otra persona, y con la cual obtiene ganancias) ha pagado una cantidad de traspaso por la implicada y/o entrega una parte de los ingresos a terceros;
  • Limitación de la libertad de movimiento (por ejemplo, no poder salir demasiado tiempo, estar (continuamente) acompañada o ser vigilada), tener siempre un vigilante presente;
  • La familia en el país de origen es chantajeada o amenazada;
  • La familia en el país de origen tiene una situación económica débil y/o depende de los ingresos ganados aquí;
  • Bajo todas las circunstancias trabajar largas horas desproporcionadamente;
  • La presencia de amenaza o la aplicación de violencia, tener huellas de maltrato físico (p. ej. hematomas);
  • Trabajar alternadamente en diferente lugares (en que los tratantes evidentemente hacen uso de las discrepancias que surgen al ejercer la vigilancia de extranjeros);
  • Solicitar visas en nombre de muchas otras personas;
  • Avalar solicitudes de visado a una cantidad de personas, que además no todas regresan a sus países de origen;
  • Tener flujos de dinero (p. ej. un tratante tiene mucho dinero en efectivo).

Con las demás señales que siguen a continuación se quiere decir que estas no descartan la presencia de una trata de mujeres. En otras palabras, también cuando a primera vista parece ser que es por voluntad propia, se debe de todas maneras mirar más allá:

  • La víctima ha ejercido antes la prostitución;
  • La implicada sabía de antemano que ejercería la prostitución;
  • Después de haberse descubierto la trata de mujeres, la víctima desea ejercer la prostitución nuevamente. 

Denuncia

La trata de personas (prostitución forzada) se puede denunciar a la brigada policial encargada de investigar delitos sexuales (Zedenpolitie) a través del teléfono 0900-8844, o  para denunciar de forma anónima, se puede llamar al teléfono 0800-7000 del servicio de denuncia anónima (Meld Misdaad Anoniem).